Campañas

Un Trabajo que recorre toda Imbabura los Siete días de la Semana.

Tócate sin Miedo, podrá salvar tu viva

El cáncer constituye un importante y creciente problema de salud pública en Ecuador, ocupando la segunda causa de mortalidad general.

Ibarra. Hoy arrancó la campaña de prevención de cáncer de mama “Tócate Sin Miedo”, una cruzada gratuita que tiene por objetivo promover que las mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos.

El Patronato Provincial como brazo social de la Prefectura de Imbabura, llegará con esta campaña gratuita de prevención a los seis cantones y 36 parroquias de la provincia de Imbabura.

Pablo Jurado, Prefecto de Imbabura, manifestó que el ser humano es lo primero por lo que es importante trabajar en estas campañas que tienen por objetivo salvar la vida de los imbabureños a través de la prevención.

 Recalcó que el Patronato Provincial cuenta con una unidad móvil preventiva de cáncer que tiene consultorios de ginecología, laboratorio y una sala de mamografía, “no se ha escatimado esfuerzos con el objetivo de cuidar y proteger a las mujeres de nuestra provincia, pues contamos con un mamógrafo digital directo de última tecnología con tomosíntesis que realiza tomas o capturas en 360 grados, permitiendo a los profesionales tener un diagnóstico completo”.

 La campaña preventiva tiene planificado realizar 1450 mamografías y 579 ecografías mamarias hasta el mes de diciembre, el cronograma de atención se realizó conjuntamente con el Ministerio de Salud, de manera que llegue a todos los sectores de la provincia.

En cada intervención se realizará 50 mamografías y a la par exámenes de papanicolaous y antígenos prostáticos, es decir se prestará el servicio preventivo a  hombres y mujeres de las familias imbabureñas.

Igualmente se trabaja en acciones de promoción y prevención como charlas y talleres de cómo prevenir el cáncer de mama, cérvico uterino y prostático, brindando información sobre los signos, síntomas de alarma, el autoexamen, factores de riesgo, etc.

 “Tenía un fuerte dolor en mi ceno izquierdo y resulta imposible acceder a esta clase de examen por el costo que representa, agradezco a la Prefectura por pensar en nosotros los pobres; dando gracias a dios estoy bien””, dijo María Guaycha de 61 años, quien luego de hacerse la mamografía dijo con lágrimas en sus ojos que ahora ya puede respirar en paz, pues temía dejar en el abandono a sus tres hijos si el resultado le salía positivo.

 

Imbabura Tierra de Esperanza