Noticias

Un Trabajo que recorre toda Imbabura los Siete días de la Semana.

Nutrición Escolar

Según las estadísticas en el sector rural de Imbabura existe el 37 por ciento de desnutrición, cifra que tiende a multiplicarse según las comunidades.

Ibarra.

4100 Niños y adolescentes de 59 instituciones educativas del sector rural se beneficiarán del programa “Complementación de Alimentación Escolar”, con el objetivo de evitar la desnutrición y deserción escolar.

El trabajo articulado entre el Patronato Provincial y el Ministerio de Educación permitirá la puesta en marcha del programa en 24 parroquias de la provincia de Imbabura; técnicos de Soberanía Alimentaria del PAS-GPI mantuvieron una reunión con los representantes de las instituciones educativas beneficiarias para coordinar acciones.

Ximena Moreano, delegada de la Coordinación Zonal de Educación 1,  manifestó que la iniciativa del Gobierno Provincial es digna de felicitar porque ayuda a que los niños tengan una mejor alimentación y desarrollo dentro de las actividades académicas, “los docentes, líderes de las comunidades y padres de familia están agradecidos con esta ayuda, pues no todos los días los estudiantes podrán tener un desayuno o almuerzo en sus viviendas, por lo tanto la complementación de  alimentación les será de gran beneficio en su formación”.

Daniel Salazar, técnico del PAS-GPI, explicó que el programa implementado en la provincia ha sido un referente a nivel nacional e internacional como una buena práctica local, por lo tanto para el periodo escolar de septiembre a diciembre el Patronato invertirá 129 mil dólares para adquirir alimentos frescos y secos a pequeños productores de Imbabura, “la alimentación que entregamos es complementaria a la que brinda el Estado; los estudiantes a media mañana acceden a una porción de fruta y a un almuerzo nutritivo a la hora de salida”.

Salazar informó que cada institución educativa tiene un comité de alimentación, quienes avalan los menús que se preparan en la misma escuela por parte de los padres de familia con el respectivo acompañamiento técnico.

 

“Gracias a este programa implementado por el Patronato de Imbabura se ha logrado evidenciar grandes avances en los estudiantes tanto en lo cognitivo como en su salud, daba pena saber que muchos alumnos estaban a cargo de sus hermanos pequeños mientras sus padres se iban a trabajar y no tenían ni que comer al llegar a sus domicilios”, dijo Jesús Menacho, docente de la escuela San Jacinto, de la comunidad El Cercado de #Cotacachi.

Imbabura Tierra de Esperanza