Noticias

Un Trabajo que recorre toda Imbabura los Siete días de la Semana.

EL Patronato Provincial de Imbabura realizará la entrega de las raciones alimenticias cada mes hasta diciembre, beneficiando a 16 mil personas.

 

Ibarra. Desde el lunes 6 de julio inició la entrega de raciones alimenticias a familias de los sectores rurales de los seis cantones de la provincia de Imbabura, pertenecientes al programa Complementación del Almuerzo Escolar que lleva a cabo el Patronato Provincial de Imbabura en 58 escuelas con mayor índice de desnutrición.

Las canastas de alimentos están compuestas por frutas, granos tiernos y secos, harinas, panela, arroz, atún y hortalizas, las porciones benefician directamente a 4 mil niños e indirectamente a sus familias, logrando llegar  a aproximadamente 16 mil personas. En la adquisición de los alimentos destinados a la nutrición de los niños, el Patronato provincial hasta el mes de diciembre invertirá 400 mil dólares.

“Con la entrega cumplimos con el objetivo trazado que es mejorar la nutrición de los niños, desde el Patronato buscamos crear seguridad alimentaria lo que conlleva acceso y disponibilidad de alimentos para los niños de las zonas rurales de la provincia”, explicó Daniel Salazar, técnico de Soberanía Alimentaria del Patronato Provincial.

La Unidad Educativa Guardianes de la Lengua Manuel Freire Larrea, del sector La Magdalena, perteneciente al cantón Ibarra, es una de las instituciones beneficiaria de la primera entrega; padres de familia y varios alumnos se acercaron hasta el establecimiento educativo para recibir sus alimentos, “agradezco infinitamente al señor Prefecto de Imbabura y al Patronato Provincial porque no se han olvidado de nosotros en esta terrible situación de emergencia que estamos viviendo, gracias por estos alimentos que son de vital ayuda para nuestras familias”, dijo Sisa Farinango, estudiante del séptimo año de la Unidad Educativa.

Aníbal Caicedo, líder institucional, a nombre de los padres de familia y de los estudiantes agradeció a las autoridades por la entrega ya que se está apaliando la situación de hambre que se vive en los sectores rurales, explicó que  la mayor parte de los comuneros trabajaban en construcción y a causa de la pandemia se quedaron en el desempleo.

Así lo corroboró Ana Molina, madre de familia, dijo que la entrega de los alimentos es muy importante, porque no tienen el recurso económico para adquirirlos, “a causa de la pandemia la mayor parte de los padres de familia nos hemos quedado sin trabajo, la entrega de estos alimentos es de gran ayuda para nuestros niños y cada uno de los hogares”.

Para que la economía popular se reactive en la provincia se vio la necesidad de adquirir los alimentos a la asociación Makipurashpa, a través de un proceso en el SERCOP; David Yaucen representante de la asociación, aseguró que cuentan con los productos necesarios para la entrega de los alimentos a las instituciones educativas ya que sus granjas están ubicadas en diferentes nichos ecológicos de la provincia y la zona norte del país, “trabajamos con 120 productores, por lo tanto ayudamos en la dinamización de la economía del campo”.

Pese a que en las instituciones educativas salen de vacaciones la entrega de las raciones alimenticias se llevarán a cabo hasta diciembre; la entrega correspondiente al mes de julio se lo realizará paulatinamente en los diferentes cantones, de acuerdo al cronograma trazado, en esta primera semana se beneficia a  15 instituciones educativas de Ibarra y Pimampiro, la siguiente semana a 22 instituciones del cantón Cotacachi y finalmente la tercera semana a 21 instituciones de Otavalo, Antonio Ante y Urcuquí. 

PIE DE FOTO.- Padres de familia se acercaron hasta las instituciones educativas rurales a recibir las raciones alimenticias.

 

Imbabura Tierra de Esperanza